top of page

Cómo reconocer un aceite de oliva de calidad desde su etiqueta

Es sabido que en la Argentina muchos productos alimenticios se adulteran para abaratar los costos de producción, pero más allá de todo intento de colocar en el mercado productos mezclados, hay maneras de reconocer un aceite de oliva de calidad sin tener que abrir la botella.


Diego Calderón, ingeniero en Alimentos y encargado de control de calidad de Fontalba, una de las empresas productoras de aceite de oliva extra virgen más premiadas de la Argentina, aportó algunos consejos para buscar, reconocer y saborear un buen aceite de oliva.


Extra virgen, virgen extra


El primer tip está a la vista. Si el aceite que vamos a comprar no dice en la etiqueta "virgen" o "extra", probablemente se trate de una mezcla. Un buen aceite de oliva debe decir extra virgen (o virgen extra, según el país). Eso ya indica que su categoría es superior.


Atentos al color de la botella


Una buena señal es que la botella sea de vidrio oscuro. Eso devela que su fabricante tiene especial interés en mantener la calidad del producto.


Aceitunas, pero cuáles y cuándo


Otro buen dato a buscar en la etiqueta de la botella es con qué tipo de aceitunas fue hecho el aceite. Puede ser monovarietal (de una sola variedad de aceitunas), o puede que sea un "blend", es decir, una mezcla de distintas variedades de aceituna. ¿Por qué es bueno saber este dato? Porque no solo nos indica la variedad, sino que nos revela que se están utilizando aceitunas y no otras grasas, por ejemplo otros aceites vegetales, como de semillas, cereales, etc.


Otro buen indicador, aunque no excluyente, es que en la etiqueta esté colocada la fecha en que se cosecharon las aceitunas. Si bien no es obligatorio, que la fecha esté presente ya nos da una pista de que la marca es seria. Mientras más reciente la fecha, mejor.


En frío


Otro dato saludable es si la etiqueta informa que el aceite de oliva virgen extra es de primera extracción en frío, es decir, extraído a temperaturas inferiores de 27ºC, ya que cuanto menor sea su temperatura, mejor será su calidad.


La acidez


Uno de los errores más comunes es creer que a mayor acidez del aceite de oliva, más fuerte será su sabor. Pero no es así.

La acidez mide la cantidad de ácidos grasos libres que hay en el aceite. El aceite de oliva virgen extra tiene una acidez igual o menor al 0,8%. El virgen a secas posee una acidez entre 0.8 a 1.2%. Mayor a eso ya no es apto para consumo.

Esto siempre tiene que estar indicado en la etiqueta si pretendemos adquirir un producto de calidad.


La información nutricional


También es muy importante la información nutricional que figura en la etiqueta del producto. Esta debe mencionar que el aceite de oliva no contiene grasas trans.

Asimismo debe tener impreso el RNE del establecimiento, el cual indica que es una empresa autorizada a producir alimentos, y el RNPA, que significa que el producto está siendo comercializado bajo las normas del código alimentario argentino.


El precio no es todo, pero…


El precio del aceite de oliva es otro punto importante. Extra caro no significa siempre extra bueno, pero debe tener un nivel razonable. Si el precio del aceite de oliva es demasiado bajo, hay razones para desconfiar de su calidad, ya que elaborar aceite de oliva conlleva un costo.


El aceite de oliva tiene tantas propiedades beneficiosas para la salud, que debemos saber reconocer y exigir la calidad de este producto.

5 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page